A LAS COMUNIDADES ORIGINARIAS
AL PUEBLO DE MÉXICO
Al PUEBLO DE MICHAOACÁN

Los crímenes de Estado cometidos contra la comunidad indígena de Arantepakua el 4 y 5 de abril de 2017, demuestra el carácter despótico y autoritario del gobierno del ladrón, corrupto y asesino de Silvano Aureoles, así como el desprecio y discriminación que el mal gobierno ejerce contra los pueblos y comunidades originarias.

Ahora nuevamente el Asesino de Silvano Aureoles, atenta contra un comunero de la comunidad de Arantepakua, Leobardo Baltazar Ruíz, normalista que fue encarcelando de manera injustificado.
La represión contra los y las comuneras de Arantepakua violenta los derechos humanos, las garantías individuales consagradas en la constitución, además de los acuerdos internacionales en materia de derechos colectivos de los pueblos indígenas y tribales, y con ello, elimina de facto cualquier posibilidad de un orden democrático y justo.

La opresión contra la Comunidad P’urhépecha de Arantepakua, es el mensaje de un pasado de más 500 años que se niegan a morir, es la muestra de que la política colonizadora del Estado Mexicano sigue siendo sufrida por los pueblos indígenas.

La violencia contra nuestros pueblos demuestra que el gobierno nos quiere mantener subordinados, viviendo en la desigualdad y discriminación, lo que ha provocado una situación estructural de pobreza, explotación y exclusión política; por ello, criminaliza a nuestras comunidades, a los y las comuneras, así como nuestras formas de organización, de lucha y resistencia.

Por tanto, como Movimiento Izquierda Revolucionaria nos solidarizamos con la lucha de los y las compañeras comuneras de Arantepakua y exigimos la libertad de Leobardo Baltazar Ruíz así como el juicio a Silvano Aureoles por los asesinatos de los comuneros y comuneras cometidos el 5 de abril de 2017.

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA Y LOS PUEBLOS, VENCEREMOS!