Violeta Jiménez

La guerra contra los normalistas en Michoacán no cesa. El 31 de mayo, el Ministerio Público Federal vinculó a proceso a siete estudiantes por cargos ridículos, entre ellos: lesiones, ataque a las vías generales de comunicación, sabotaje y daño en las cosas.

Es importante recordar que hace algunas semanas el gobierno de Michoacán, encabezado por Silvano Aureoles Conejo, justificó que elementos de la policía estatal disparan contra normalistas.
Sin embargo, es importante señalar que las protestas y exigencia de la comunidad estudiantil no han sido atendidas. Incluso, las autoridades educativas han rehusado el diálogo. La respuesta de las autoridades siempre ha sido la criminalización, persecución y encarcelamiento de las y los estudiantes.
Los cargos presentados son inadmisibles porque son abiertamente una cacería focalizada en contra de las y los estudiantes normalistas. Ante este escenario, exigimos se detenga la represión y el hostigamiento del Gobierno del Estado de Michoacán contra las escuelas Normales y su comunidad. Además de la liberación de los estudiantes detenidos de manera arbitraria.