Itzury Cruz

Ahed Tamimi vive en Nabi Saleh, Cisjordania. Localidad donde las cámaras han captado en más de una ocasión su participación en la resistencia palestina y su lucha por conquistar la libertad e independencia.

Desde que era una niña se ha enfrentado cara a cara a la milicia israelí totalmente desarmada. Fue grabada a los 10 años levantando el puño a la cara de un soldado que apuntaba un arma casi más grande que ella, también se le vio junto a otras dos mujeres tratando de liberar a su hermano cuando los sionistas lo detuvieron y sometieron, aunque fuera aún menor que Ahed, estuviera asustado, llorando y tuviera un brazo enyesado.

El ejercito israelí ha cometido incontables atrocidades contra el pueblo palestino. Ahed Tamimi siempre ha dicho que lo que las cámaras graban es lo que todo y toda niña palestina hace, pero que ella tiene la suerte de que una cámara se mantenga cerca. Esa es la realidad de un pueblo como el palestino, donde el simple hecho de existir es resistir.

Fue el pasado 15 de diciembre que circuló mundialmente un video donde se veía a Ahed, a su madre y a su prima mayor Nur, confrontando a dos soldados que pretendían plantarse en la azotea para continuar disparando a niños palestinos. Ahed sin dudarlo pateó y abofeteó a los soldados para sacarlos de su hogar. Momentos antes habían disparado una bala de goma a la cabeza de su primo. Dos días después el ejército sionista entraría a su casa por la noche para encarcelarla 8 meses acusándola de 12 cargos, entre ellos, asalto, incitación a la violencia y lanzamiento de piedras. Ahed Tamimi pasó su cumpleaños número 17 en una prisión israelí.

La icónica luchadora fue liberada el domingo pasado, recibida con honores y vítores de su pueblo. Ella por su parte declaró que su salida era un trago agridulce porque aún hay cientos de menores encarcelados por el hecho de buscar la libertad e independencia de su pueblo. Dijo que a pesar de las duras condiciones en el encierro las y los presos se mantienen fuertes en prisión, e hizo un llamado a “la unidad nacional, la firmeza del pueblo, y apoyar a los presos en su lucha por la libertad.” Agradeció también el apoyo internacional y afirmó “Estoy dispuesta a ir a la prisión mil veces más por la causa palestina […] fui encarcelada por mis convicciones […], eso fue lo que me dio fuerzas mientras estaba encerrada”.

Ahed Tamimi es una mujer adolescente palestina, que ha demostrado una convicción férrea, inamovible, inquebrantable. Su figura representa la lucha de toda la nación Palestina por el reconocimiento de su país y de su territorio. Pero Ahed, no es sólo un ícono de la lucha Palestina. Donde quiera que los pueblos resisten a un sistema que les ofrece muerte, en cualquier lugar en que el ejército es utilizado para amedrentar a los pueblos, en cualquier lugar donde se lucha por vivir en paz, y en cualquier lugar donde una mujer levanta el puño contra el tirano, ahí está presente y vigente el ejemplo de Ahed Tamimi, tomamos su fuerza, voluntad y ejemplo.

La causa palestina es una causa de la humanidad. Somos personas hermanas en la lucha contra el sistema que nos oprime y que caerá inevitablemente, así como inevitable es la independencia de Palestina.