Es evidente que el proceso electoral da una muestra del hartazgo y cansancio del pueblo mexicano ante las bestiales políticas públicas que sumieron al país en la miseria, el hambre y un baño de sangre por los últimos 30 años.  A pesar del innegable apoyo popular expresado al candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, en el MIR nos mantenemos firmes en nuestra posición. Creemos que la lectura sobre los problemas del país por parte de AMLO, es errada. Aseguramos que, para solucionarlos, hace falta más que “reformas morales”. Sostenemos que sólo un cambio de raíz en el sistema nos permitirá avanzar en la construcción de un mundo más justo.

Convocamos a todas las fuerzas de izquierda a que reflexionemos de manera conjunta, autocrítica y honesta sobre nuestra condición de evidente marginalidad y sobre nuestra incapacidad de fungir como referentes políticos para el pueblo trabajador mexicano.

No basta con decir que AMLO no será la solución. No basta con seguir agazapados o en una posición de defensa y eterna resistencia. Es momento de avanzar. Es momento de tomar la iniciativa. Es momento agrupar las fuerzas para el ataque.

Revindicamos la necesidad de seguir luchando por conseguir una patria fundada en una verdadera democracia popular. Reconocemos que estamos en un momento único en el país y que, de saber aprovecharlo, traerá grandes triunfos para la causa emancipadora de la humanidad. Si bien el ejercicio sufragista del pueblo trabajador mexicano, es una muestra de su profundo hartazgo y odio, lo que sigue es trascender y lograr la construcción de una organización de las y los trabajadores. Por esta razón debemos transitar de las pequeñas sectas que hasta ahora somos, a una real oposición socialista, con una plataforma de izquierda basada en un programa que defienda nuestros derechos como pueblo trabajador.

Entendemos que el reto es mayúsculo, pero sabremos organizar la ofensiva que entrone un programa de la mayoría. ¡Súmate a la rebelión de la fuerza laboral! ¡Basta del obsoleto y decadente régimen empresarial!

¡Por la unidad de las y los trabajadores! ¡Venceremos!