Comité de Base Magisterial del Movimientos de Izquierda Revolucionaria

Mucho se ha repetido en los últimos 20 años que la salvación de México es la atracción de inversión extranjera. Atraer inversión extranjera ha sido el principal argumento para la implementación de las reformas estructurales, tales como la liberación y desregulación de los flujos de inversión, o la reforma laboral de 2013. Es por ello que los gobiernos han promovido la fusión,  adquisición o instalación  de empresas transnacionales en México.

Las transnacionales son los nuevos amos de la economía mexicana, pese a que sus casas matrices están en países extranjeros.

En México para el año de 2013 las diez principales empresas transnacionales eran: Walmart de México, de origen norteamericano dedicada al comercio al menudeo y al autoservicio; General Motors de México, también de origen norteamericano y dedicada a ensamblar automóviles; Volkswagen de México de origen alemán, dedicada al ensamblaje de automóviles; Grupo Financiero BBVA-Bancomer de origen español; Ford Motor Company de origen norteamericano, también dedicada al ensamblaje de automóviles; Nissan Mexicana de origen nipon, dedicada al ensamblaje de autos; Chrysler México Holding de origen estadounidense; Grupo Financiero Banamex de origen norteamericano; Organización Techint México de capital luxemburgués: Johnson Controls México de capital norteamericano.

RANKING

MÉXICO

RANKING

MUNDIAL

EMPRESA PAÍS SECTOR EMPLEADOS EN MÉXICO 2013
1 3 Walmart de México EU Comercio autoservicio 248,246
2 8 General Motors de México EU Armadora 15,000
3 10 Volkswagen de México ALE Armadora 18,739
4 13 Grupo Financiero BBVA Bancomer ESP Servicios financieros 39,244
5 15 Ford Motor Company EU Armadora 7,599
6 16 Nissan Mexicana JAP Armadora 12,800
7 17 Chrysler México Holding EU Armadora 7,316
8 18 Grupo Financiero Banamex EU Servicios financieros 43,000
9 20 Organización Techint México LUX Holding 21,070
10 31 Johnson Controls México EU Automotriz y autopartes 27,894

 

Sin embargo, aunque estas empresas obtienen grandes y millonarias ganancias en nuestro país, las condiciones de los trabajadores que laboran para ellas se deterioran día a día. Por ejemplo, es bien sabido que Walmart-México no permite a sus más de 248 mil trabajadores ni la más mínima asociación y organización, si estos amenazan con organizar un sindicato y exigir los derechos laborales que por ley les corresponde, en el mejor de los casos la empresa despide a los trabajadores, en el peor, amenaza con cerrar el centro comercial. Las condiciones laborales de Wal-Mart se caracterizan porque la mayoría de “sus” trabajadores, no son contabilizados por ser subcontratadospor medio del outsourcing para evadir el pago del Seguro Social y el Infonavit.Es así como Wal-Martocupa trabajadores que no tienen ni contrato ni relación laboral alguna con esta empresa, como los franeleros y empacadores. Los pocos que son trabajadores directos de la transnacional ganan el mínimo, es decir, 60 pesos diarios.

Veamos un segundo ejemplo. La armadora General Motors (GM)-México en el año de 2009 y 2010 negó el derecho a utilidades a los trabajadores. La armadora transnacional argumentó que el incumplimiento de sus responsabilidades con sus trabajadores fue producto de la recesión económica. Sin embargo, se estima que, a diferencia de sus casas matrices en Estados Unidos, General Motors-México incrementó sus ganancias en un 9.5% en esos años.

Otro ejemplo es que el gigante alemán de la industria automotriz,  la empresa Volkswagen de México, para el 2014 negó el derecho de las utilidades a sus trabajadores. Además en el año de 2013 despidió a 1 300 trabajadores, pese a que sus ganancias se incrementaron en ese año.

Veamos el caso de BBVA-Bancomer. Esta empresa financiera de origen español construyó un mecanismo de subcontratación que le permite evadir las responsabilidades con sus trabajadores. El 22 de noviembre de 2006, mediante un convenio de sustitución patronal la empresa denominada BBVA Bancomer Operadora SA de CV, sustituyó a BBVA Bancomer, SA, y todos los trabajadores del grupo financiero pasaron a ser virtualmente sus empleados, aunque siguieron laborando únicamente para BBVA-Bancomer. De esta manera los 39,244  trabajadores con que contaba el corporativo financiero en el año de 2013 no tenían derecho a recibir reparto de utilidades ni a percibir las prestaciones propias de un empleado bancario, puesto que ya no lo eran.

Lo preocupante es que a la lista de ejemplos sobre el deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores podría seguir. Además, estos ejemplos demuestran que la instalación de este tipo de empresas no garantiza los plenos derechos de la mano de obra que emplea.

Algunos “opinólogos” y apologistas del modelo de libre mercado o neoliberal, podría decir que la atracción de la inversión extranjera permite crearan más puestos de trabajo, que si bien no son de lo mejor, por lo menos generan puestos de empleo. Sin embargo, esto no es de todo cierto.

Según las estimaciones del Comisión Económica para América Latina de la Organización de las Naciones Unidad  (CEPAL) las inversiones extranjeras directas en México se incrementaron del año de 2012 a 2013 en 20 mil 658 millones de dólares, al pasar de 17 mil 628 millones de dólares  a 38 mil 286 millones de dólares, lo que representa un incremento del 117 por ciento. Para el año de 2013 México,  fue el segundo mayor receptor de Inversiones Extranjeras Directas, ya que absorbió 38 mil 286 millones de dólares, una cifra sin precedentes.

 

Sin embargo, en ese mismo periodo la creación de empleo no solo no incrementó, sino que se redujo. Pues en el año de 2012 se crearon 569 mil 921 nuevos empleos, pero en el año 2013 solo se crearon 352 mil 862 empleos, 217 mil 059 empleos menos en comparación con el año anterior.

Estas estadísticas nos demuestran que los argumentos los defensores de las políticas económicas de libre mercado que promueven las reformas estructurales como mecanismo de atracción de inversión extranjera son falsos. Simplemente falsos.

Las transnacionales no generan ni más ni mejores empleos porque gran cantidad de las ganancias que obtienen las transnacionales se redirigen a sus casas matrices, es decir se van al extranjero y la proporción de la ganancia que se reinvierte en el país es mínima.

La misma Comisión Económica para América Latina de la Organización de las Naciones Unidad  (CEPAL) estima que del total de ganancias que generan las empresas transnacionales en promedio solo 38 pesos de cada 100 se quedan en el país. Es decir, que de las ganancias que obtienen las transnacionales la mayor parte se va para sus casas matrices en el extranjero.

Veamos tan solo el caso del corporativo español Bancomer, cuarta empresa transnacional en México. La filial mexicana de BBVA-Bancomer  aportó para el año de 2013 el 38 por ciento de las ganancias totales que generó la empresa financiera en el mundo, esto equivalía a cerca de 464 millones de dólares.  De las ganancias generadas en México por Bancomer repatrió el 50 por ciento bajo el concepto de renta sobre las inversiones.

Estas grandes exportaciones de capital hacen que la riqueza producida socialmente se apropie de forma individual y se saquen del país. Es por ello que pese a que lleguen inversiones del extranjero, la economía crece a niveles mediocre, no se generen ni más ni mejores empleos. Esta falta de crecimiento económico debido al saqueo de la riqueza nacional es lo que origina que de cada 6 empleo 10 sean de la economía informal, es decir empleos sin contratos, ni derechos de ley. Además,  la salida de la riqueza nacional bajo la forma de “ganancias” de las transnacionales también es responsable de que para el año 2013 el desempleo en México sea de casi 10 millones de personas, pues esa riqueza producida socialmente, en lugar de reinvertirse simplemente se exporta.

Las transnacionales invierten en México no porque que quieran generar empleo, sino porque en México obtienen millonarias ganancias debido a que no pagan impuestos, la materia prima e insumos los compran a precio bajísimos, pagan salarios de miseria, además evitan lo más posible cumplir con los derechos de los trabajadores. Por eso México es tan atractivo para los inversionistas.

Lo que es un hecho es que la inversión extranjera bajo la forma de empresas transnacionales, solo representa la salvación de los empresarios dueños de esas transnacionales. Así es como los nuevos conquistadores roban, saquean y expolian a nuestra nación condenándonos al atraso, desempleo, pésimas condiciones de trabajo y elevados índices de explotación. Todo esto en complicidad con los gobiernos  serviles.