Comité de Base Magisterial del Movimiento de Izquierda Revolucionaria

Con el surgimiento del movimiento estudiantil por la gratuidad en la universidad Michoacán y la huelga del SPUM, se ha puesto de manifiesto dos visiones y modelos de educación superior antagónicos. El primero se expresa en el movimiento estudiantil y la huelga de los trabajadores académicos, y muestra que la gratuidad y los derechos laborales colectivos son parte esencial de la educación pública y de una sociedad democrática; el segundo, enarbolado por las mezquinas posiciones de la rectoría y el gobierno del estado, que sostienen que la gratuidad y los derechos laborales son actos de caridad de los gobiernos en turno.

La disputa en cuestión forma parte de las contradicciones generadas con la imposición de lo que se ha denominado elmodelo neoliberal de educación, que bajo criterios empresariales contraviene al carácter publico de la educación y a los derechos laborales inalienables de los trabajadores.

El modelo neoliberal de educaciónse implementó en nuestro país en el año de 1992, con la firma del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación. Con esto se configuró un nuevo modelo de educación a nivel nacional cuyas características se pueden enumerar, básicamente, en las siguientes:

  1. El desfinanciamiento de la educación pública como parte de una política económica de reducción del gasto social, cuyo argumento es el control del “déficit público”, pero que en realidad implica que el estado evade su responsabilidad de garantizar la educación pública, para promover el autofinanciamiento de las instituciones educativas. Es por ello que el Estado impulsa el cobro de cuotas por inscripción y servicios, comercializando crecientemente la educación.
  2. La generación de mecanismos de exclusión masiva dirigidos a los hijos de los trabajadores en edad de estudiar y con ello la elitización de las instituciones de educación superior. Este fenómeno ha desembocado que en México para el 2014 solo el 28 porciento de los jóvenes entre 19 y 24 años cursen la educación superior.
  3. La generación de un mercado de laeducación y la mercantilización de los sub-servicios educativos, y con ello el surgimiento de toda una “industria” de la educación que van desde la expansión de la oferta de escuelas privadas, hasta la venta  de procesos de evaluación o equipamiento.
  4. La tecnocratización de los planes y programas de estudio, que consiste en la formación de los cuadros técnicos que requieren los empresarios y no la sociedad, a costa de achatar o eliminar el conocimiento científico y eliminando prácticamente la cultura universal de las currículas, a partir de la implementación del modelo educativo basado en competencias laborales.
  5. La flexibilización laboral, que implica el surgimiento de todo un destacamento de profesores del sistema de educación pública en todos los niveles y trabajadores administrativos con contratos por hora o temporales y sin certidumbre laboral, además de la creación de todo un ejército de profesores del sistema educativo privado, sin ninguna estabilidad laboral o derechos y con salarios de miseria, hasta de 30 pesos por hora.
  6. Un complemento fundamental del modelo neoliberal de educaciónes que fomenta la heterogeneidad del profesorado del sistema público de educación por medio de la profesionalizacióny estímulos individuales a la “productividad” académica, lo que permiten la fragmentación organizativa y sindical, así como la despolitización y la pérdida de la memoria histórica de los estudiantes. Además de la creación de todo un arsenal de instituciones, reglamentos y medidas coercitivas que controlan “administrativamente” a los profesores y alumnos. Estas medidas políticas permiten la creación de profesores y estudiantes dóciles y manipulables.

Estos son los pilares del modelo neoliberal de educación, el cual se aplica por igual en todo el país al conjunto de niveles, modalidades y tipos de educación del sistema educativo nacional.  Este modelo también se aplicó en la Universidad Michoacana y con ello generó las condiciones para que aparezcan todo un conjunto de contradicciones en su seno. Veamos una por una.

  1. El desfinanciamiento. En 2008 la ex rectora de la Universidad Michoacana afirmaba, en una entrevista para el diario local La Jornada Michoacán, que desde 1993 las partidas presupuestales a la universidad no superaban el 4 por ciento, cuando la Casa de Hidalgo ha crecido en matricula en un 8 por ciento anualmente, el crecimiento ha sido producto por la ampliación de las escuelas, la creación de licenciaturas, maestrías y doctorados; lo que implica la creación de más plazas de profesores y empleados. La ex rectora señaló que este crecimiento implicó que el creciente gasto operativo y los servicios personales absorbieran el presupuesto. Aun con este crecimiento la universidad no superaba la cobertura del 30 porciento de jóvenes en edad de estudiar su educación superior. El desfinanciamiento no permite que la cobertura educativa crezca en la misma proporción que el segmento de la población en edad de estudiar la educación media superior y superior. No es causa de la “falta de dinero” o recursos públicos, sino que es una medida impuesta por la política económica neoliberal para reducir el gasto social, con el pretexto de reducir el déficit público del estado, y dar mayor oportunidad a las empresas para que oferten en el mercado el servicio de la educación. El creciente desfinanciamiento de la UMSNH es el argumento en que el Rector Salvador Jara, sustenta tanto el cobro de cuotas como la negativa a la reparación a las violaciones del CCT del SPUM.
  2. La exclusión educativa en la UMSNH se desarrolla por medios de la aplicación de los exámenes nacionales de ingreso a educación media superior (EXANI-1) y superior  (EXANI-2), o el EXCOBA. Los exámenes  estandarizados lo único que hacen es imponer filtros para ingreso y alejar a una gran cantidad de jóvenes de las aulas universitarias. Los exámenes estandarizados son fuertemente criticados porque no contienen ninguna dimensión pedagógica en su estructuración. Por si esto fuera poco, discriminan a los jóvenes de origen indígena, provenientes de condiciones socioeconómicas marginadas y a las mujeres. ¿Cómo es posible evaluar con un mismo examen estandarizado de 120 preguntas a jóvenes cuya educación secundaria fue cursada en por lo menos cinco subsistemas de educación diferente (técnica, federal, telesecundaria, INEA o secundaria agropecuaria)? ¿Cómo aplicar un examen estandarizado de admisión para educación superior en la UMSNH,cuando existen por lo menos cuatro sub-sistemas diferentes de bachilleratos públicos  en el estado de Michoacán, (Colegio de Bachilleres, el sistema de DGTI –CETIS, CBTis, CBTA, DGTA-, CONALEP, bachillerato universitario) en los cuales se forman alumnos con diferentes perfiles, mas aparte los sistemas semi-escolarizados o abiertos dirigidos a jóvenes que en su mayoría trabajan? Es evidente que los exámenes de admisión lo único que hacen es repeler el ingreso de los jóvenes a la universidad, que para nada representan una cantidad insignificante. La rectoríade la Universidad Michoacana estimaba que para el ciclo 2013-2014 fueron rechazados el 10 por ciento de los 18,000 aspirantes. En el ciclo 2012-2013 el presidente de la Comisión de Educación del Congreso del Estado, Salomón Rosales Reyes señaló que fueron rechazados 3,000 aspirantes, porque, según él, los jóvenes no aprobaron el examen estandarizado. Esta clara violación del derecho constitucional a la educación de miles de jóvenes se da pese a que la dirección general de planeación de la SEE de Michoacán señaló en el año de 2013 que los índices de cobertura en el nivel medio superior y superior son del 63.7% y 23%, respectivamente.
  3. El segundo mecanismo de exclusión es el pago de fichas y cuotas de inscripción. Para el ciclo 2013-2014 el cobro por conceptos de ficha fue de 900 pesos para la preparatoria más 90 pesos de cooperación a la Universidad. Si consideramos que el salario mínimo para Michoacán es de 63 pesos al día, y que el CONEVAL estima en su Informe de Pobreza 2012, que Michoacán se ubica dentro de las 10 entidades con mayor pobreza en el país, con un total de 54.8 por ciento de la población y un 13.5 en pobreza extrema, las cuotas y cooperaciones desalientan a las familias para que sus hijos estudien la educación universitaria, pues una familia tendría que pagar mas del 50 porciento de su ingreso en un mes, en solo pagar la ficha de ingreso, aun faltaría, si es aceptado, que pague las cuotas por inscripción.
  4. Los sub-servicios de evaluación y los procesos de acreditación en la Universidad Michoacana. Se ha pregonado que más del 90 porciento de los planes y programas de estudios de la universidad están acreditados, lo que no se dice es que las acreditadoras son empresas privadas disfrazadas de asociaciones civiles que cobran por su trabajo a las instituciones evaluadas. El costo promedio de las evaluaciones es del orden de unos 100 mil a 150 pesos por programa, aunque cada uno fija su propia cuota. El negocio se incrementa cuando observamos que la evaluación para re-acreditar es cada cinco años, o si consideramos que no todos los programas “acreditan”a la primera visita.
  5. La tecnocratizacion de los planes y programas de estudiose realiza por medio de la modificación del perfil del universitario mediante la implementación del modelo por competencias. Como resultado de la frenética búsqueda de la acreditación, las instituciones se ven presionadas y chantajeadas económicamente para que cambien el perfil de egreso de sus estudiantes. Por ejemplo, el Consejo Nacional para la Acreditación de la Ciencia Económica (CONACE) recomendó la facultad de económica Vasco de Quiroga, en su dictamen de evaluación de junio del 2008 (pág. 7-8), que la facultad debe de “crear una fuerte vinculación al sector productivo privado y al mercado” y “concentrarse en la preparación de los estudiantes en la incubación de empresas”. Otro ejemplo es el del CACEI que, en la evaluación del año 2013, recomendó “vincular” a la facultad con la iniciativa privada. Inclusive en la facultad de psicología de la Universidad Michoacana se han modificado los programas de estudios con el objetivo de establecer el modelo educativo basado en competencias laborales, en función de lo recomendadoen el año del 2007 por el Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación en Psicología (CNEIP).Si bien es cierto que en un afán de deslindarse de la connotación estrictamente laboral de este modelo la explicación del programa considera Competencias Conceptuales, Competencias Metodológicas, Competencias Técnicas, Competencias Contextuales, Competencias Integrativas, es importante señalar que la modificación del contenido curricular se concentró en eliminar las materias con contenido social y científico, dar mayor peso a la psicología laboral. Es importante señalar que no estamos en contra de la formación de las habilidades necesarias para el trabajo, lo que se critica es que se eliminen las características de una universidad con una gran historia democrática, humanista y científica a costa de una visión tecnocrática.

 

Es así como el cobro de cuotas y las violaciones al CCT del SPUM es parte del desarrollo de la visión neoliberal de la educación, cuyo objetivo, aunque se esconda, es acabar con la educación pública. Es por ello que hoy la defensa de la gratuidad y la defensa de los derechos laborales representan un gran escalón en la defensa de los principios de la educación pública.