Comité de Base Magisterial Carlos Mariátegui

Es necesario decirlo claramente, el colapso del sistema educativo en Michoacán y los cerca de 50 mil afectados por falta de pagos de becas Futuro, no es resultado de los “onerosos” salarios, prestaciones, jubilaciones de los trabajadores de educación, o del “excesivo” gasto de la Universidad Michoacana, del ICATMI, IMCED, UIIM, Telebachillerato, Tecnológicos, etc. En realidad, es producto del saqueo y robo descarado del presupuesto público que han realizado las administraciones de gobernadores como Leonel Godoy (PRD), Fausto Vallejo (PRI), Jesús Reyna (PRI), Salvador Jara (PRI) y Silvano Aureoles (PRD).

Esto lo saben tanto el déspota que gobierna Michoacán, como los diputados del Congreso Local que han encubierto los malos manejos del erario público, a cambio de beneficiarse política y económicamente.

El desfalco del presupuesto educativo

En Michoacán existe un desfalco gubernamental millonario al sistema de educación pública, ocasionado por los manejos corruptos del prepuesto público.  Según la Auditoria Superior de la Federación (ASF), organismo encargado de evaluar el ejercicio del gasto público, en el análisis de la Cuenta Pública 2014, señala que los gobiernos de Michoacán no habían podido comprobar el gasto por 28 mil 477.5 millones de pesos provenientes de aportaciones federales en los años de 2011, 2012, 2013 y 2014. En otras palabras, existen más 28 mil millones de pesos que el gobierno desvió o robó.

De este monto millonario, mil 411 millones 265 mil pesos estaban contemplados para ser gastados en diversos rubros del sistema educativo, sin embargo, no fue así, pues el recurso simplemente no apareció. De este desvió sobresale que:

  • 264 millones 281.9 mil pesos correspondían a gastos en educación básica y normales oficiales del estado.
  • Un total de 401 millones 989.5 mil pesos al programa de escuelas de calidad y 409 millones 700 mil pesos que serían destinados a la Educación Tecnológica y de Adultos.
APORTACIONES FEDERALES PARA GASTO EDUCATIVO QUE NO SE HAN COMPROBADO EN SU DEBIDO EJERCICIO
RUBROS CONSIDERADOS POR LA AUDITORIA SUPERIOR DE LA FEDERACIÓN (ASF) MONTO DESVIADO DEPENDENCIA
Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal. 264 millones 281.9 mil pesos. SEE
La SEE omitió enterar los pagos de las cuotas y aportaciones patronales del ISSSTE, de las quincenas, de la 8 y 9 y de la 12 a la 17 del 2014. 275 millones 152 mil pesos. SEE
Omitió enterar las cuotas y aportaciones patronales por concepto de Cesantía en Edad Avanzada y Vejez por diferencia de los seis bimestres del 2014. 324 millones 423.8 mil pesos. SEE
Fondo de Aportaciones para la Educación Tecnológica y de Adultos. 409 millones 700 mil pesos. SEE
Programa Escuelas de Tiempo Completo. 401 millones 989.5 mil pesos. SEE
Total 1 mil 411 millones 265 mil 300 pesos.  
Fuente: Cuenta Pública 2014. ASF

 

Sin embargo, pese a que las observaciones son realizadas por la ASF de forma clara, tanto Silvano Aureoles como los diputados locales, en lugar de solucionar y deslindar responsabilidades, culpan al magisterio michoacano, a los Contratos Colectivos de Trabajo (CCT) y a la Universidad Michoacana de la supuesta crisis financiera de la entidad.

El desfalco del presupuesto público por parte de las autoridades es tal, que Michoacán, para enero del 2018, ocupa el primer lugar de los estados observados por la ASF en cuentas de 2016. Se estima que al 30.9 por ciento del gasto realizado con presupuesto proveniente de la federación le falta documentación comprobatoria. Este porcentaje representa un monto de ocho mil 551.9 millones de pesos, (Monreal, 2018). Es decir que, a los 28 mil millones de la cuenta pública del 2014, se le suma otros ocho mil millones.

El corrupto manejo de la deuda pública

En realidad, lo que los gobiernos llaman “crisis financiera”, es la consecuencia del manejo doloso de los préstamos que el gobernador solicita a bancos e instituciones financieras. La periodista Patricia Monreal del portal digital Revolución 3.0, ha documentado de forma precisa el grado tan irresponsable en que el gobierno del perredista Silvano Aureoles ha endeudado a Michoacán.

  • En diciembre de 2015 la deuda del estado sumaba 17 mil 645 millones de pesos.
  • En marzo de 2016 era de 17 mil 569 millones.
  • En junio del mismo año se incrementó a 18 mil 596 millones.
  • En septiembre, también de 2016, se ubicó en 20 mil 423 millones de pesos.
  • Para noviembre de 2016 ascendía 20 mil 756 millones 560 mil 823 pesos.
  • Pero para febrero de 2017la deuda avanzó a los 24.5 mil millones.
  • En la actualidad se estima en 02 mil millones de pesos.

En síntesis, en dos años de gobierno de Silvano Aureoles la deuda pasó de 17 mil millones a 37 mil millones, es decir, incrementó en 20 mil millones de pesos.

Además, se estima que en cada proceso de “reestructuración” de la deuda pública, ésta incrementa en un 15 por ciento(Monreal, 2017). La pregunta que surge es ¿Por qué los diputados aprueban el incremento irresponsable, y las reestructuraciones perjudiciales de la deuda pública de Michoacán? La respuesta es que, obtienen prerrogativas y favores políticos. No por nada el congreso de Michoacán es uno de los tres más caros del país, con un gasto anual que asciende a poco menos de los mil millones de pesos. Un gasto promedio de 25 millones anuales por diputado local.

Pese a ser los gobernadores los responsables de pedir prestado y ejercer de forma corrupta el recurso público, y de los diputados locales que autorizan dichos gastos y préstamos, según el Auditor Superior de Michoacán (acusado de corrupción), José Luis López Salgado, son los maestros de la CNTE los responsables, simplemente ridículo. Sin embargo, a la consigna de López Salgado se han sumado tanto el gobernadorcillo Silvano Aureoles Conejo, los diputados locales, organismos empresariales y la misma Secretaria de Educación. Todos ellos reiteradamente señalan que el déficit financiero es producto del “excesivo” gasto que tiene el sistema de educación pública.

El cinismo sólo es superado por la impunidad, ya que el 31 de  marzo del 2016 los diputados locales votaron en contra de una Auditoría Fiscal que evidenciaría a los verdaderos culpables de la “crisis financiera”, encubriendo claramente a sus jefes políticos.

Conclusión

Es un hecho, el gobernador de Michoacán pretende colapsar el sistema educativo estatal, el objetivo es claro, con la ausencia de pagos busca presionar a los gremios para reducir al máximo los derechos obtenidos y contemplados en los CCT de los sindicatos educativos: plazas base, estabilidad laboral, jubilaciones y pensiones, prestaciones y aguinaldos.

Las señales están dadas, lo que vivimos en el 2017 se repetirá de forma más profunda en el 2018, ejemplo de ello es que el Presupuesto de Egresos del Estado para el ejercicio fiscal de este año, contempla un presupuesto insuficiente para la Secretaría de Educación, ya que sólo se asignaron 21,700 millones, cuando la SEE requiere de 25 mil millones anuales para operar. A la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo se le asignó 2,700 millones, cuando es evidente que los compromisos financieros de la Máxima Casa de Estudios superan los 3, 500 millones de pesos.

La lección para los trabajadores es que los tiempos se han modificado, terminó la época de la conciliación con el gobierno a cambio de ciertas concesiones. Pero al parecer, los dirigentes sindicales, muchos de ellos vinculados al PRD, por intereses mezquinos no quieren ver lo que es evidente. Pero las bases de trabajadores, debemos entender que nuestro futuro se encuentra en juego. La gran acción de combatividad protagonizada por el Sindicato Minero y el Magisterio, en la ciudad de Lázaro Cárdenas el pasado 17 de enero, muestra cual es la estrategia a seguir.

La tarea es impulsar una gran protesta estatal, preparar el PRIMER PARO ESTATAL, bloquear bancos, vías del tren, centros comerciales, carreteras, escuelas, el puerto, detener la circulación de mercancías es la única forma históricamente eficaz para doblegar a los tiranos.

 ¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA, VENCEREMOS!