Comisión de Formación Política del Movimiento de Izquierda Revolucionaria

Recurrentemente en el periódico “VENCEREMOS” hemos afirmado que hoy en día la sociedad padece una crisis que se expresa en múltiples ámbitos; en el económico, desde el 2008 amenaza el sistema financiero y productivo del mundo, ocasionando un incremento alarmantes en la desocupación y pobreza; también se añade el ambiental, producto de la depredación aberrante e irracional de la naturaleza que ocasiona desastres naturales sin precedentes; el energético, derivado del agotamiento de las reservas internacionales probadas de combustibles fósiles; y el alimentario, ocasionado porque las potencias mundiales acaparan la producción de los cultivos de granos básicos y transforman una buena parte de ellos en biocombustibles, amenazando con el fantasma de la hambruna a cientos de pueblos.

¿Por qué insistimos tanto en el escenario de la crisis? La respuesta es sencilla. En el MIR, reconocemos que este conjunto de malestares sociales son producto inherente al capitalismo, de su paradigma civilizatorio, y que solo mediante la eliminación de la sociedad capitalista podremos superar la actual crisis civilizatoria. Es decir, sólo con la superación histórica del capitalismo y la instauración de una sociedad Socialista la humanidad podrá superar las recurrentes crisis.

Por lo anterior en las siguientes líneas trataremos de definir qué entendemos por capitalismo, cuáles son sus bases, sus lógicas y sus contradicciones.

Las bases del capitalismo.

El capitalismo es un tipo  de sociedad, es un modelo civilizatoriohistóricamente determinado, que surge en un tiempo definido dentro del desarrollo de las sociedades humanas y cuyo motor es la obtención de la máxima ganancia burguesa. El capitalismo como sociedad aunque se gestó hace 500 años, con el crecimiento de la actividad comercial y la circunnavegación de América y África, es a partir de la Revolución Francesa de 1789 que el Estado Burgués se erige dominante.

Carlos Marx en 1849 define, en un artículo titulado Trabajo Asalariado y Capital, que “el capitalismo es un modo de producción particular, es un estado determinado de desarrollo de las fuerzas productivas, y determinado modo de apropiación de los medios de producción y las relaciones sociales resultantes entre los hombres de su conexión en dicho proceso.  Es un sistema donde la capacidad de trabajo humana  es convertida en mercancía, mercancía fuerza de trabajo, y el producto del trabajo es apropiado por la clase capitalista bajo la forma de plusvalía. El capitalismo no es, sin duda alguna, el único modo de producción que es gestado y engendrado por contradicción de clase, aunque simplifica dichas contradicciones”.

En este sentido, es la producción y apropiación de plusvalía(forma que asume el excedente de la sociedad capitalista y que es apropiado por la clase capitalista o burguesa bajo la forma de ganancia) el gran motor de la sociedad capitalista. Es por esto que la misma existencia del modo de producción capitalista, tiene como condición la explotación del trabajador asalariado, y por tanto, la consecuente concentración de riquezas y lujos en unos cuantos explotadores, y la masificación de la miseria y pobreza.

Para que esta explotación pueda existir, es decir, para que el producto del trabajo pueda ser apropiado por la clase capitalista bajo la forma de plusvalía, debe de existir una condición necesaria: la propiedad privada burguesa de los medios de producción. La burguesía solo puede existir como clase explotadora, sólo si ostenta la propiedad privada de los medios de producción y esto supone paralelamente que el trabajador asalariadono tiene más que vender sino sólo su fuerza de trabajo.

Trabajadores y trabajadoras contra burgueses, es la forma en que aparece la lucha de clasesen la sociedad actual. Esta lucha se expresa, por una lado, por el interés burgués de incrementar su ganancia y perpetuar las condiciones políticas y económicas de explotación, y por otro, con el interés de los trabajadores y trabajadoras de reducir los grados de explotación y dominación o de eliminarlos por completo.

Su lógica

En la búsqueda de la máxima ganancia, el capitalismo paralelamente que explota al trabajador y a la trabajadora, explota a la naturaleza, a tal grado, que la deteriora y desgarra con una saña nunca antes vista en siglos pasados. Esta explotación permanente, tanto del hombre y la mujer como de la naturaleza, se fundamenta en que, debido a la competencia interburguesa, el capitalismo revoluciona permanentemente los medios de producción;desarrolla la capacidad productiva de la sociedad, por medio del desarrollo de la división social y técnica del trabajo, es decir, el incremento en la capacidad productiva del trabajo.

Hoy en día el capitalismo es el responsable de la pauperización de la mayoría de la humanidad, por un lado a las millones de personas que integran la clase trabajadora las ha sometido a grados inimaginables de explotación y por otro, ha excluido de la esfera de la producción a millones de seres humanos, privándolos, siquiera de la posibilidad de sobrevivir a expensas de ser explotados; ambos, explotados y excluidos, son pues condición y producto del capitalismo. Los primeros generan la riqueza material  que se apropia el burgués, a cambio no recibe sino un mísero salario, venden una parte de su cuerpo, su mente, sus músculos, su fuerza de trabajo  por unas cuantas monedas; por otro lado, los excluidos debido a que la tecnificación de los procesos productivos, desplaza a la fuerza de trabajo, son útiles al capital ya que reduce el precio del salario, mediante la inmensa oferta de fuerza de trabajo, así tanta competencia de entre posibles trabajadores, no hace sino que el capitalista ofrezca un salario cada vez más bajo, pues es posible sustituir a cualquier empleado o empleada, como individuos nadie es indispensable ni necesario, todos son perfectamente sustituibles.

Para que la sociedad burguesa logre su fin último, debe de producir mercancías, no sólo la fuerza de trabajo, aunque ésta es fundamental, el capitalismo convierte en mercancía todo lo producido por los hombres y mujeres; en este sentido es en la mercancía el mecanismo por el cual realiza su fin último. Menciona Carlos Marx en su Crítica de la Economía Política en 1865: La riqueza de las sociedades en las que domina el modo de producción capitalista se presenta como un “enorme cúmulo de mercancías”,  y la mercancía individual como la forma elemental de esa riqueza.

El capitalismo al ser cada día más productivo y al pauperizar a millones de trabajadores y trabajadoras, genera tantas mercancías que el mundo no las puede consumir, genera una crisis de exceso de capital, que se expresa en una crisis de superproducción. El capitalismo sólo pude salir de la crisis destruyendo vieja riqueza social y conquistando nuevos mercados. He aquí la utilidad de las guerras capitalistas, del saqueo de los pueblos y de la destrucción del mundo natural. Marx y Engels mencionan en el Manifiesto Comunista en 1848 “El régimen burgués de la propiedad, la moderna sociedad burguesa, que ha sabido hacer brotar como por encanto tan fabulosos medios de producción y de transporte, recuerda al brujo impotente para dominar los espíritus subterráneos que conjuró.”

Pero el capitalismo es mucho más que un sistema económico, como lo mocionamos es un modelo civilizatorio. En este sentido, el capitalismo refuncionaliza a todas las esferas de la sociedad a su lógica, somete al interés de la burguesía a todos y cada uno de los ámbitos de la sociedad; al conocimiento lo ha subordinado a sus necesidades productivistas, las relaciones entre los hombres las ha constreñido a simples relaciones de interés, de explotación, de dominación, los Estados, los gobiernos, sus marcos jurídicos, sus ejércitos, sus instituciones ideológicas, universidades, medios de comunicación, etc., no hacen sino resguardar los intereses de la burguesía.

En este sentido el capitalismo es hegemónico, pues no sólo domina políticamente mediante el monopolio en el ejercicio de la violencia, también domina por medio del consenso de los dominados.

Así, el capitalismo es una síntesis de múltiples determinantes; económicas, políticas, simbólicas, culturales, morales, ideológicas, todas propias de esta etapa histórica de la sociedad; es una totalidad de relaciones sociales. Con esta consideración el capitalismo se construyó y se construye todos los días un mundo a su imagen y semejanza, manteniendo, afianzando y expandiendo, sus relaciones sociales de explotación y dominación.

Sus contradicciones

El capitalismo al ser un sistema social basado en la obtención de la máxima ganancia, genera una infinidad de contradicciones: a) Debido a la propiedad privada de los medio de producción, el productor directo no es quien se apropia del producto de su trabajo; b) El capitalismo al producir mercancías para la obtención de ganancia, produce riqueza no para satisfacer las necesidades de la sociedad; c) El capitalismo al ser cada día más productivo deteriora la base humana y natural sobre la cual se erige; d) Al tecnificar el proceso productivo para incrementar la productividad, desplaza a la fuerza de trabajo, la única capaz de generar nueva riqueza, por maquinas; e) Al sustentarse en relaciones de dominación, irónicamente necesita que los dominados reconozcan a los dominadores como tales.

Conclusión

Es por lo anterior que afirmamos que la crisis civilizatoria no acabará a menos que acaben las bases que sostienen al modo de producción capitalista, es decir, mientras la lógica de la sociedad sea la obtención de máxima ganancia, las crisis no cesarán. Sólo mediante la eliminación de la propiedad privada de los medios de producción, la destrucción del Estado burgués y el desmantelamiento de la sociedad capitalista, la humanidad dejará de padecer las miserias contemporáneas.