Comité de base estudiantil “Fidel Castro Ruz”

 

     El 17 de mayo de 1963 en la ciudad de Morelia, Michoacán se firmó la declaración de Morelia por 200 delegados, representantes de más de 100 mil estudiantes del país, que constituía a la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED), solo dos meses después del trágico suceso en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) del 14 de marzo (el gobernador del estado Agustín Arriaga Rivera reformaba por la fuerza la progresista ley orgánica de 1961 y en la represión perdía la vida el estudiante Manuel Oropeza García).

 

   En esta organización se buscaba la coordinación nacional de las fuerzas progresistas estudiantiles para defender sus reivindicaciones inmediatas y los derechos legítimos del pueblo trabajador de México, inclusive se proponía transformar revolucionariamente la base material para lograr una mejor distribución de la riqueza social. Tiempo después será desintegrada por las duras represiones del Estado mexicano.

 

   El proceso antes mencionado es importante conocerlo porque representa el mayor intento por aglutinar en una dirección centralizada a las y los estudiantes conscientes de nuestro país. Los años posteriores hemos visto fracasar muchos referentes como la Federación de Estudiantes Campesinos y Socialistas de México (FECSM) o la Organización Nacional Estudiantil (ONE); su incapacidad de dotar de sentido claro y de incorporar a gran parte del estudiantado del país está a la vista de todos.

 

   Como vemos, nuestro país tiene una gran tradición de lucha estudiantil que ha integrado entre sus filas a muchos jóvenes comunistas, de esos que son vanguardia, según Ernesto Guevara.  Estos han realizado la dirección en gran parte de esas escaramuzas. Lo menciono porque es precisamente lo que se necesita ahora, que las juventudes comunistas de México vuelvan a tomar la batuta de la lucha política.    

 

     Hoy en día existen algunos grupos estudiantiles que defienden derechos legítimos a todo lo largo y ancho de México, el problema es que al estar desvinculados solo realizan una lucha sectorial que no trasciende los extensos muros de la distancia.

 

    En este sentido, es que vimos la necesidad de buscar esa coordinación nacional, en el foro llamado “Encuentro nacional en defensa de la educación pública” este 24 y 25 de febrero en Morelia nos reuniremos estudiantes organizados de Puebla, Michoacán, Baja California, Colima, Nayarit, Chiapas, Ciudad de México y Jalisco para discutir colectivamente esta situación y los problemas que nos aquejan como gremio y como clase.

 

   En este evento se impulsó la creación de un Frente Nacional en Defensa de la Educación Pública con todos esos referentes que asistieron. Después de 54 años, Morelia volvió a ser sede de un evento histórico que ayudó a coordinar y centralizar las acciones estudiantiles de todo el país. Cumpliremos con nuestra tarea histórica de luchar por mejorar las condiciones de los más necesitados, nuestra primer batalla serán las elecciones del 2018, donde debemos disputar políticamente a la burguesía el control territorial con candidaturas de unidad popular en nuestros espacios y teniendo como eje articulador la candidatura independiente del EZLN-CNI a la presidencia.

 

¡VIVA LA UNIDAD DE LOS ESTUDIANTES CON SU PUEBLO!

 

¡VIVA LA DEMOCRACIA E INDEPENDENCIA ESTUDIANTIL!

 

¡VIVA LA UNIDAD COMBATIVA Y REVOLUCIONARIA DEL ESTUDIANTADO!

 

¡POR LA UNIDAD DEL PUEBLO Y DE LOS ESTUDIANTES EN LA LUCHA CONTRA NUESTROS ENEMIGOS COMUNES!

 

¡A LA LUCHA POR UNA EDUCACIÓN POPULAR Y CIENTÍFICA!