Ante la digna resistencia del magisterio  nacional y la creciente ilegitimidad de la Reforma Educativa,  el Estado Mexicano ha decidido abiertamente declarar la guerra a los trabajadores de la educación.
Hostigamiento, criminalización de la protesta social, represión, detenciones ilegales, son solo algunas de las acciones que los gobiernos estatales y federal han emprendido como represalia contra un digno movimiento que se opone de cara a las políticas privatizadoras de Enrique Peña Nieto.

El desalojo de las inmediaciones de la Secretaria de Gobernación el pasado 20 de mayo; las “deportaciones”, ocurridas en 21 de mayo, de los profesores de Chiapas, Guerreo, Oaxaca y Michoacana que protestaban afueras de las oficinas de SEP; impedir que profesores de la distintas entidades arribaran a la ciudad de México el 25 de mayo; el nuevo intento de desalojo del plantón magisterial el 26 de mayo; la inhumana represión de los profesores de Chipas el 24, 25 y 26 de mayo; entre otras claras violaciones a los derechos humanos y constitucionales, demuestran la cerrazón del gobierno, su vocación tiránica y su carácter autoritario.
Por lo anterior ante la guerra declara contra el magisterio nacional, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) manifiesta su total e irrestricta solidaridad a los trabajadores de la educación del país que heroicamente defienden la educación pública y los derechos laborales.
Ante lo cual exigimos:
1. Detener el hostigamiento, la represión, la criminalización de la protesta social del movimiento magisterial democrático.
2. Garantizar la educación pública para todo el pueblo de México, y por tanto, exigimos se elimine la injusta ley que obliga a los padres de familia a realizar el mantenimiento total de los centros escolares (Ley General de Educación: artículos 12 fracción V bis, artículo 22 y artículo 28 bis). 
3. Garantizar una educación científica, laica, obligatoria, democrática, gratuita  e integral, con el objetivo de  que los niños y  jóvenes se desarrollen plenamente en lo intelectual, en lo físico y en la vocación al trabajo digno.
4. Garantizar la estabilidad laboral y la protección social de los trabajadores de la educación en todo el país.
5. Abrogar la criminal Ley General de Servicios Profesional Docente, la antipopular Ley General de Educación y la ilegitima Ley del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE).

¡Por la defensa de la educación pública!
¡Por una educación integral para los niños y jóvenes de méxico!
¡Por la defensa de los derechos laborales!
¡Por la justicia social y laboral!
¡Presentación con vida de los 43 y todos los desaparecidos del país!
¡La reforma educativa, no pasará!
¡Exijamos educación pública, científica y gratuita  para todos!
¡No a la reforma educativa, que niega el derecho a la educación del pueblo y pulveriza los derechos de los profesores!